Cómo controlar la incontinencia urinaria

Publicado por Redacción en

La incontinencia urinaria es una pérdida involuntaria de orina que causa algún tipo de molestia a la persona, generalmente porque se produce en un momento y/o lugar no adecuados.

No se considera una enfermedad peligrosa. Hay ocasiones en las que puede ser síntoma de una patología seria, por ejemplo, la esclerosis múltiple, y no un mero inconveniente. También puede ser señal de algún problema en el conducto urinario que puede mejorar si se plantea un tratamiento correcto.

¿Por qué ocurre la incontinencia urinaria en las personas mayores?

Supone la pérdida de una función fisiológica, la continencia urinaria. Esta se “aprende” en la infancia y es posible por la coordinación de la vejiga (que almacena la orina) y la uretra (que sirve de canal de salida de la orina). La continencia urinaria existe cuando nuestra uretra puede aguantar la presión que ejerce la orina contenida en la vejiga hasta que decidimos vaciarla voluntariamente una vez que hemos recibido el reflejo de la necesidad de orinar (las “ganas”).

Para que exista continencia en la persona mayor, deben darse una serie de circunstancias:
  • La vejiga esté en condiciones de almacenar la orina adecuadamente.
  • Si la uretra esté en condiciones de vaciar la vejiga adecuadamente.Que la persona tenga la capacidad cognitiva de percibir las “ganas” de orinar.
  • La motivación suficiente para orinar.
  • Que la persona tenga acceso fácil a un lugar adecuado en el que orinar.
  • Suficiente movilidad y destreza.

La incontinencia no es exclusivamente un problema del aparato urinario. Puede estar relacionada con distintos órganos o sistemas de la persona mayor: aparato nervioso, aparato genital, aparato locomotor, etc. Es más frecuente en las personas mayores. Pero no hay que resignarse a padecerla. Hay que averiguar sus causas y tratarla.

Afecta en torno al 20%-25% de las personas mayores de 65 años. Es más frecuente en mujeres, pero la cifra se iguala a la edad de 80 años. Aumenta con la edad, y lo mismo ocurre con su severidad (frecuencia y volumen).

En las personas mayores puede conducir a un declive físico, funcional y emocional, y tiene consecuencias funcionales, psicosociales e incluso económicas.

Las molestias que genera pueden provocar situaciones de aislamiento social, cuadros de depresión y ansiedad.

Principales causas
  • Edad avanzada
  • Sexo femenino
  • Deterioro cognitivo
  • Inmovilidad
  • Deterioro funcional
  • Estreñimiento
  • Tos crónica
  • Diabetes mellitus
  • Enfermedad cerebrovascular
  • Algunos fármacos (diuréticos, hipnóticos, antipsicóticos, antidepresivos, calcio-antagonistas, anticolinérgicos, opiáceos)
  • Cirugía previa en genitales o aparato urinario
  • Infecciones urinarias

Mediante tratamientos adecuados, es posible disminuir el grado de incontinencia urinaria

Al acudir con especialistas, realizarán las valoraciones correspondientes. Es necesario un enfoque personalizado en cada caso, y tener unas expectativas realistas en cuanto a los resultados que pueden obtenerse.

]]>


0 comentarios

Deja una respuesta

Marcador de posición del avatar

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

6 + 3 =